26 mayo 2018
El Popular

La Moviola

El ritual: el miedo no anda en burro

Por Noé IXBALANQUÉ BAUTISTA. / mayo . 16, 2018.

El miedo paraliza, no permite pensar correctamente y obliga al sujeto a cometer errores fatales. Enfrentar al miedo si bien no remedia el pasado, puede construir un futuro mejor que el presente. Bajo esta premisa se presenta la película El ritual (The Ritual, Reino Unido, 2017) dirigida por David Bruckner con base en la novela del mismo nombre deAdam Nevill.

Un grupo de cinco amigos cuarentones ingleses deciden ir de excursión a la zona boscosa de Suiza. Unos meses antes, en su cuidad de origen, dos de ellos Luke (Rafe Spall) y Robert (Paul Reid) sufren un asalto en una licorería donde Robert es brutalmente asesinado ante el estupor e inmovilidad por miedo deLuke. Para honrar al amigo muerto, los cuatro restantes deciden emprender esa excursión a Suiza, sin embargo las cosas no salen bien cuando deben desviar el camino y adentrarse a las profundidades del oscuro bosque. Ahí se refugiarán en una cabaña abandonada donde se practicaban rituales a una deidad nórdica. Cada uno se enfrentará con sus peores pesadillas provocadas por un antiguo dios y con sus adoradores. Deben enfrentar sus miedos y a una terrible criatura divina.

Las narraciones de horror tienen su origen en contextos como el de los bosques suecos, con su oscuridad, con sus formas que despiertan la imaginación para convertirlas en pesadillas, con animales cuya ferocidad es necesaria para sobrevivir a la naturaleza hostil y con personas que se han formado en esa lógica de la ferocidad. La mayoría de las mitologías nórdicas plantean dioses guerreros a los que hay que temer y obedecer. Esos dioses también son demonios, uno lo otro en el mismo ser. Adoración y miedo son un binomio inseparable en esas narraciones mitológicas. Enfrentar a esos seres es vencer el miedo y la oscuridad. Así lo plantea Bruckner en su primer largometraje en solitario y lo hace bien.

Si bien la cinta está llena de lugares comunes del género como el grupo de amigos que se enfrentan a una fuerza misteriosa, o el bosque oscuro, solitario y silencioso; o la cabaña abandonada en el bosque; o los símbolos extraños que a medida que se adentran al bosque se hacen más presentes; o los cuerpos sin vida presentados de manera grotesca. Sin embargo Bruckner supo emplear estos elementos para crear una efectiva historia de horror que va más allá de asustar con falsos mecanismos como lo hace el cine hollywoodense. Recordemos que una buena película debe tener al menos dos lecturas y este filme lo tiene. El director británico no se queda en estos estereotipossino que los emplea para crear una historia bien narrada a partir de una buena premisa y con estructura sólida.

También es un lugar común en este género la construcción de los personajes, que carecen de profundidad y siempre muestran alguna característica específica para crear empatía con el espectador, para quesu desaparición y ausencia en algún momento de la cinta, duela. Un mecanismo ciertamente tramposo que es propio de este género, pero que en el caso de El ritual, está bien empleado y funciona bien, pues son los personajes los que construyen la representación de la premisa central: el miedo paraliza y no permite avanzar. El único personaje que desarrolla Bruckner es Luke y ello permite construir la narrativa que permite dejar clara su premisa. Conocer el centro del miedo de Luke logra que el espectador vaya más allá de una lucha por la supervivencia con rasgos épicos y le permite sentir la lucha interna que implica vencer el miedo. Al final el miedo más terrible no son los monstruos externos, sino los demonios internos.

Una buena cinta que recuerda a momentos clásicos del género como El proyecto de la bruja de Blair (The Blair Witch Project, EU, 1999) y que, sin aportar nada nuevo o espectacular, renueva el género para recuperase de la banalidad a la que Hollywood le ha orillado. El miedo es una emoción humana y animal que permite sobrevivir, pero también nos paraliza y no permite avanzar, por algo ese dicho tan nuestro que declara: el miedo no anda en burro.

Te puede interesar