14 agosto 2018
El Popular

Tómelo con calma

Gobierno Abierto uno de los grandes retos

Por Fernando MORA. / mayo . 16, 2018.

Sin duda uno de los grandes temas pendientes no sólo en nuestro país, sino en la región latinoamericana es la transparencia y el combate a la corrupción. En tiempos electorales y a partir de los procesos de 2015 y 2016 las declaraciones de bienes públicos complementadas con intereses y fiscal, se han convertido en una bandera de transparencia; sin embargo, no necesariamente presentar una declaración pública es sinónimo de promover la apertura y la claridad en un sistema como el mexicano en el que muchos funcionarios optan por no hacer públicas sus declaraciones.

El Gobierno Abierto no es sólo promover la transparencia y el combate a la corrupción e impunidad; esta nueva disciplina contempla involucrar a la población, en las decisiones y emprender programas, acciones, y políticas públicas, a partir de motivar la participación y colaboración de los tres niveles de gobierno, así como de todos los actores sociales que tienen que ver con una problemática determinada.

Al analizar las plataformas electores de los partidos y candidatos independientes, sólo en las alianzas PAN-PRD-Convergencia y PRI-Verde-Nueva Alianza observamos planteamientos de políticas públicas abiertas y acciones transversales en la toma de decisión; sin duda hay mucho trabajo por hacer en la materia, pero esto no sólo es responsabilidad de gobiernos y actores políticos, requiere que todos como sociedad y ciudadanos responsables nos involucremos y participemos para generar un cambio.

Tómelo con interés. En las últimas semanas han seguido lloviendo encuestas y cifras en torno del proceso electoral. Aunque todas coinciden en ubicar a Andrés Manuel López Obrador como puntero, se ha recurrido a evaluar otros parámetros como estudios, trayectoria y propuestas para forzar resultados distintos. Los estudiosos del tema saben que una encuesta no es más que un retrato de un momento determinado, sin que la misma sirva para reflejar un resultado que debe darse en poco más de 50 días.

Para muchos, según el zapo es la pedrada, o sea que quien paga manda, y la encuesta debe reflejar lo que quiere escuchar quien la encarga, lo que ha ocasionado que poco a poco la población crea menos en ellas.

Aunque como ciudadanos no entendemos qué pueda lograr un equipo de campaña al contratar una encuesta que refleje un resultado que no es real, en la contienda todo se vale, y tratar de impactar en la opinión es válido, ojalá y la encuestitis no se traduzca en menor confianza y credibilidad en los procesos electorales, así como en las autoridades que organizan y validarán la elección del próximo 1 de julio. A estas alturas del proceso, ya en muchos sectores, estudios y análisis crean más incertidumbre y malestar que el impacto positivo que pudieran generar.

Tómelo con atención. Esta semana arrancó con la firma de un acuerdo por la equidad entre representantes de los candidatos a la Presidencia de la República; previo al segundo debate organizado por el Instituto Nacional Electoral, los candidatos decidieron adelantar la firma del acuerdo, que busca suelo parejo para que ninguno pretenda ventaja. El documento establece el compromiso de partidos y actores políticos para mantener apego y respeto al marco legal en la contienda.

Es un acuerdo en favor del culto entre campañas y candidatos; “incluso en la discusión más abierta y acalorada, se vale la crítica, pero respetando la ley”, destacó el consejero Benito Nacif Herna?ndez. Sin duda, el instituto vive momentos álgidos para mantener el orden, y dar buen camino a la contienda que, basada en el “discurso del odio” ha polarizado a la sociedad y enfrentado a los distintos grupos políticos.

El reto para los integrantes del consejo es sentar bases firmes para dar certeza a la sociedad sobre el resultado que darán a conocer el 1 de Julio.

@Fernando_MoraG

Te puede interesar