21 julio 2018
El Popular

La corte de los milagros

Por qué Enrique Doger no puede ganar los comicios para gobernador

Por Rodolfo RUIZ. / abril . 12, 2018.

Con insistencia y casi en tono de reproche algunos priistas y estrategas de este partido me cuestionan por qué descarto a su candidato a gobernador Enrique Doger Guerrero como posible ganador en los comicios del 1 de julio.

Varias son las razones que me llevan a no incluirlo como finalista en las elecciones para gobernador del estado, a saber:

El PRI, su candidato presidencial José Antonio Meade Kuribreña y el propio Enrique Doger aparecen en el tercer lugar de mediciones nacionales y estatales de intención de voto. Eso de que en Puebla hay un empate técnico de tres candidatos a la gubernatura es un cuento chino.

Ni José Antonio Meade a nivel nacional, ni Enrique Doger en la entidad han conseguido revertir el voto de rechazo del PRI. En la mayoría de los estudios demoscópicos a la pregunta, ¿por qué partido político nunca votaría?, 6 o 6.5 de cada 10 entrevistados responde invariablemente que el PRI.

Una tercera razón es que el tricolor y su candidato a Casa Puebla van solos, a diferencia de los dos contendientes con más posibilidades de ganar las elecciones. Martha Erika Alonso Hidalgo va con 5 partidos: PAN, PRD, MC, CPP y PSI, y Luis Miguel Barbosa Huerta con tres: Morena, PT y PES.

Adicionalmente habría que decir que los partidos aliados del PRI en la contienda presidencial, en Puebla van con candidatos propios. El PVEM registró al ex secretario de Competitividad, Trabajo y Desarrollo Económico, Michel Chaín Carrillo, y el Panal al notario público de Huejotzingo Alejandro Romero Carreto. Ambos, en realidad, son paleros de la esposa del ex gobernador Rafael Moreno Valle.

Otro elemento que me lleva a suponer que el PRI carece de posibilidades son las divisiones y fracturas que éste y otros institutos han experimentado. Si uno analiza cuál es el partido que más cuadros y militantes ha perdido en los últimos 12 meses y hacia dónde han emigrado éstos, las deserciones apuntan hacia Morena y, en segundo lugar, hacia los partidos del frente morenovallista.

Un factor más, que no el último porque aún podríamos enunciar otros, tiene que ver con las expectativas. Enrique Doger, a pesar de ser el candidato más competitivo del PRI, el más conocido y el de mayor experiencia y trayectoria en la administración pública, no genera expectativas de triunfo. Los votantes no lo perciben a él, y menos a su partido, como posibles ganadores y eso es terrible a 80 días de los comicios que marcarán un cambio de rumbo o la continuidad del grupo gobernante.

Te puede interesar