11 diciembre 2017
El Popular

Acantilado

El factor Kobashi en la Auditoría Superior de la Federación

Por Israel VELÁZQUEZ G.. / diciembre . 04, 2017.

La salida de Juan Manuel Portal, titular de la Auditoría Superior de la Federación, abre la posibilidad de que el Sistema Nacional Anticorrupción se vea amenazado por el manejo de los tiempos y la estrategia que ha diseñado el presidente Enrique Peña Nieto para destapar a José Antonio Meade Kuribreña como aspirante priista a la presidencia de la República.

Lo que está en juego es el control de la Auditoría Superior de la Federación, órgano técnico especializado de la Cámara de Diputados con autonomía técnica y de gestión que “se encarga de fiscalizar el uso de recursos públicos federales en los tres poderes de la unión; los órganos constitucionales autónomos; los estados y municipios; y en general cualquier entidad, persona física o moral, pública o privada que haya captado, recaudado, administrado, manejado o ejercido recursos públicos federales”.

El 2 de diciembre iniciaron en la Ciudad de México las entrevistas con los aspirantes al cargo y ahí estuvo uno de los hombres más fuertes para suceder a Juan Manuel Portal: Raúl Sánchez Kobashi, quien hasta ahora se ha mantenido con un bajo perfil que le ha permitido trabajar más en pro de la opacidad que de la transparencia y la rendición de cuentas.

Fue presidente del SAT y estuvo al frente de la Administración General de Auditoría Fiscal Federal de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público. Es un hombre cercano al precandidato priista José Antonio Meade Kuribreña, con quien trabajó en 2012 como consejero titular de la Procuraduría de la Defensa del Contribuyente, en el primer periodo de Meade (2011-2012) como titular de Hacienda.

Los hilos que lo afianzan como uno de los favoritos para suceder a Portal pasan también por Puebla: fue en el actual gobierno estatal titular de la Secretaría de Finanzas y Administración, dependencia desde donde defendió una y otra vez al exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas: el 7 de febrero pasado, cuando apenas se acomodaba en su nueva silla, declaró que el gobernador Antonio Gali Fayad recibió la administración con pasivos denominados “obligaciones financieras” por 23 mil 97 millones de pesos que se pagarán en 15 y 25 años. Herencia, sí, de Moreno Valle. Negó entonces que a ese tipo de pasivos se le llame deuda, aunque se tenga que pagar.

Inolvidable es que se haya comprometido a evaluar el servicio que ofrece Evercore, la firma que administra los recursos del ISN. Hoy día, en su mente no está el papel de Evercore en el estado de Puebla y sí hacerse de la Auditoría Superior de la Federación.

Hoy sabemos que en el año 2012 Evercore creó un fideicomiso para ocultar la deuda del gobierno de Rafael Moreno Valle Rosas (http://www.elpopular.mx/2017/11/05/local/aparece-en-paradise-papers-evercore-empresa-en-la-que-moreno-valle-oculto-deuda-de-puebla-171543) y que a través de ese instrumento, de 50 años de duración, el exgobernante también le cedió la administración de los ingresos del Impuesto Sobre Nómina y los de la Asistencia Pública…, pero de eso Sánchez Kobashi no estuvo o no quiso estar enterado. Acá la pregunta que nadie ha respondido es si el dinero público de Puebla fue a parar a un paraíso fiscal.

Otro dato que juega en su contra es que como subsecretario de Control y Auditoría de la Gestión Pública tuvo un papel activo, junto con Virgilio Andrade, para determinar que no hubo conflicto de interés cuando Angélica Rivera, esposa del presidente Enrique peña Nieto, compró la ya tristemente célebre Casa Blanca al constructor Juan Armando Hinojosa.

Raúl Sánchez Kobashi fue el primer entrevistado por los diputados integrantes de la Comisión de Vigilancia de la Auditoría Superior de la Federación (ASF), quienes le advirtieron de conflictos de interés en sus aspiraciones.

Las preguntas de los legisladores encabezados por el diputado Luis Maldonado Venegas, a quien se identifica más como un efectivo operador del morenovallismo fueron más bien tibias. Convénzase por sí mismo (http://www.canaldelcongreso.gob.mx/vod/reproducir/0_zg954dmv/Entrevista_a_Raul_Sanchez_Kobashi._Candidato_para_ocupar_el_cargo_de_Auditor_Superior_de_la_Federacion).

La legisladora del Partido Movimiento Regeneración Nacional, Alicia Barrientos Pantoja, quizá la más puntillosa, le cuestionó si no le genera conflicto de interés haber trabajado en los gobiernos federales del Partido Revolucionario Institucional y del Partido Acción Nacional.

Él respondió que no hay conflicto de interés porque trabajó con instituciones, no con partidos políticos..., sin embargo, el evidente conflicto de interés que él no vio en el caso de la Casa Blanca del matrimonio Peña-Rivera, queda en entredicho su capacidad para estar al frente de la Auditoría Superior de la Federación.

La intentona de colocarlo en la Auditoría Superior de la Federación se da justo cuando en una entrevista con el periódico español El País, Meade, un aparente no priista, fue incapaz de responder que sí, que de ser presidente de los mexicanos investigaría casos de corrupción en la actual administración. Se da también justo en los tiempos en que Meade, al registrarse como precandidato del PRI, afirmó que “el verdadero cambio se dio bajo la conducción de un mexicano con temple, valentía, y amor a México (…) Vamos a fortalecer lo que ya se ha hecho”.

 

Sí, la Auditoría Superior de la Federación es una tentación para quienes no apuestan por la transparencia.

                                                                                                                                                 

direccioneditorial@elpopular.org

israelvelazquez@gmail.com

@IsraelV_mx

* Director Editorial de El Popular, diario imparcial de Puebla

Te puede interesar