18 agosto 2017
El Popular

Invitado

Retos y desafíos en materia de juventud

Por José Manuel Romero Coello. / agosto . 12, 2017.

A lo largo de los últimos años, la cuestión juvenil se ha ido incorporando a la agenda política y social del país. En consecuencia, las aspiraciones, las demandas y las necesidades de las juventudes mexicanas se han situado en el centro del debate, el diálogo y el interés político de la nación, redefiniendo la relación existente entre el Estado y este sector de la población.

Muestra de ello es que en 2013 se llevó a cabo por primera vez en el país la Consulta Nacional Juvenil (CNJ), mecanismo que permitió crear el Programa Nacional de Juventud (Projuventud) 2014-2018 y, perfilar las estrategias y líneas de acción transversales que permiten identificar a este sector de la población como actores privilegiados del desarrollo de nuestra sociedad.

Lo anterior, gracias a la apertura de este foro de discusión y decisión política que, con distinta intensidad, generó importantes espacios para la reflexión pública respecto a temas de especial trascendencia en el país sobre el futuro de trabajo para las juventudes, la prevención del embarazo en adolescentes, el acceso a una educación de calidad, entre otros tópicos.

Es así que desde el inicio de la actual administración el Instituto Mexicano de la Juventud (Imjuve) centró sus acciones en medidas tendientes a fortalecer la capacidad nacional en lo que respecta a la juventud y a aumentar la calidad y la cantidad de las oportunidades que se les brindan para participar de manera plena, efectiva y constructiva en la vida de la sociedad.

Con este impulso se llega a agosto, “Mes Nacional de la Juventud”, con programas para que las juventudes puedan acceder a una vida digna, para que puedan mejorar su transición de la escuela al primer empleo, para que puedan emprender, para que puedan viajar a otros países con fines académicos, recreativos y sociales, y para que se puedan desarrollar plenamente.

Ejemplo de ello son programas como la alianza estratégica por el trabajo y el empleo para jóvenes “Empleo Joven” y las “Casas del Emprendedor”, mediante los cuales, se establece la ruta a seguir para que puedan incorporarse, reinsertarse y permanecer en el mercado laboral, acceder a mayores prestaciones, dejar la informalidad y emprender sus propios negocios.

Asimismo, en educación se creó “Rumbo Joven” y se rediseñaron los “Centros Poder Joven”, ambos programas que tienen como objetivo brindarle a la juventud mayores oportunidades para innovar, para aprender y para fortalecer sus capacidades y habilidades profesionales, y en consecuencia, se conviertan en los grandes agentes de cambio y transformación del país.

Para favorecer y fortalecer su participación, se abren espacios como el “Premio Nacional de la Juventud” y el “Concurso Juvenil Debate Político”, mismos que permiten ampliar su capacidad para cumplir los retos y los compromisos que transformen, a corto y mediano plazo, las condiciones materiales de vida y fortalezcan la capacidad personal, comunitaria y nacional.

Un avance más son los esfuerzos coordinados y transversales realizados con los estados, con los que se ha logrado mantener el diálogo sobre la cuestión juvenil para que paulatinamente, éste se traduzca en valores compartidos: ver a las y los jóvenes como elemento estratégico en el desarrollo de México y fortalecer las instituciones públicas dedicadas a las juventudes.

Este conjunto de acciones, instruidas por el presidente de la República Mexicana, Enrique Peña Nieto, y orientadas en la visión del secretario de Desarrollo Social, Luis Enrique Miranda Nava, son una muestra del grande compromiso que se tiene desde el Estado por abrirle a este bono demográfico, horizontes de vida más incluyentes, más prósperos y más equitativos.

Hoy, en México, hay 37.5 millones de jóvenes e igual número de oportunidades para que se desarrollen y trabajar juntos, como equipo, en la construcción de una ruta a seguir para que ninguna persona tenga las puertas del futuro cerradas, para que sus historias sean fructíferas, y para que en cada una de ellas haya equidad, un trato justo y derechos plenamente vividos.

*Director General del Instituto Mexicano de la Juventud

Te puede interesar