18 agosto 2017
El Popular
El Popular Investiga

“Contra el acoso, presupuestos con perspectiva de género”

Por Elena DOMÍNGUEZ |

La secretaria general del PRI, Rocío García Olmedo, dijo que para homologar políticas contra el acoso, se debe cambiar el marco normativo

Karen ROJAS | Para la priista, se debe abordar el acoso callejero, no sólo con mujeres, sino también con hombres.

Para prevenir y erradicar el acoso callejero es necesario, además del tipo penal, implementar políticas públicas integrales para que la problemática se institucionalice y se visibilice; una de las acciones más importantes es realizar los presupuestos con perspectiva de género, señaló la secretaria general del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Rocío García Olmedo.

MIRA TAMBIÉN: CONTRA EL ACOSO CALLEJERO EN PUEBLA, UNA BATALLA EN SOLITARIO

La también especialista en Derecho, Políticas Públicas y Género, indicó que el PRI le apuesta a la protección de los derechos de las mujeres; por ejemplo, al participar en la discusión, análisis y en su caso aprobación de la adhesión del artículo 278 Quárter para tipificar el acoso callejero, en el que no se ha trabajado por falta de voluntad política, reconoció.

García Olmedo comentó que la presidenta de la Comisión de Igualdad de Género en el Congreso, Silvia Tanús Osorio, es la representante que analiza la iniciativa que presentó el Partido de la Revolución Democrática (PRD), para enriquecerla y establecer una política que incorpore los elementos necesarios para tipificar el acoso callejero.

“En la Encuesta Nacional de Victimización y Percepción sobre Seguridad Pública de 2013 se plantea que han ocurrido 27.7 millones de delitos, de los cuales el 3 por ciento corresponden a temas de carácter sexual y en su mayoría se cometen contra mujeres, ahí entra el acoso callejero y otros delitos como el hostigamiento, apuntó.

MIRA TAMBIÉN: ACOSO CALLEJERO, FUERA DE LAS PRIORIDADES LEGISLATIVAS

Explicó que el acoso callejero se enmarca en las acciones de la Ley General para Atender, Prevenir, Sancionar y Erradicar la Violencia contra las Mujeres, en donde se establece que se debe proteger la dignidad de las mismas. Para homologar la política, comentó que es necesario cambiar el marco normativo como inicio y posteriormente destinar recursos para operar distintas acciones.

“La parte legislativa es fundamental, aunque esto pudiera verse como mínimo, sirve mucho, tenemos que institucionalizar el acoso callejero y la parte jurídica es fundamental, todo lo que tenga que ver con mujeres son procesos que hay que ir construyendo (…) la ley puede irse acoplando dependiendo del tipo de acoso callejero, puede entrar en hostigamiento y se agrava la pena, nos sirve de ancla, se puede mejorar, siempre una ley puede perfeccionarse”, afirmó.

García Olmedo señaló que los únicos municipios que han iniciado acciones para combatir el acoso son Puebla y Tehuacán, pues en el primero se ha trabajado con ONU Mujeres y en el segundo con las asociaciones civiles; no obstante, es importante que desde el gobierno estatal se generen estas políticas y sean apoyadas por los Ayuntamientos.

MIRA TAMBIÉN: ACOSO CALLEJERO, UNA FORMA DE VIOLENCIA SEXUAL

Ejemplificó que hace poco se puso en marcha la colocación de botones de pánico en las dos líneas de la Red Urbana de Transporte Articulado (RUTA) y se difundió como principal objetivo la disminución de robos, sin resaltar la posibilidad de usarlos ante una situación de acoso, cuando cualquier acción se debe pensar con perspectiva de género

“Por supuesto que sí es de voluntad política, absolutamente, si no hay voluntad política de los gobiernos difícilmente podremos avanzar y esa es mi convocatoria permanente al gobierno del estado de Puebla, que haya la política pública real no de la foto, no del medio de comunicación, algo real y que sea integral”, aseveró.

No obstante, precisó que una política pública se debe diseñar con base en un análisis de la problemática y todas sus vertientes para encontrar soluciones que impacten de manera directa, mas no iniciar con una asignación presupuestal sin tener un diagnóstico previamente, como la necesidad de conocer el contexto del lugar donde se encuentra la incidencia de los hechos.

“A nivel federal lo resolvimos las académicas, diputadas y especialistas, con la aprobación de un anexo para la Igualdad de Hombres y Mujeres en el Presupuesto de Egresos de la Federación y ahí a todas las dependencias se les asignó una cantidad de recursos federales importante para justamente el diseño de políticas públicas y eso sumado a voluntad política se logran las cosas”, afirmó.

Para García Olmedo es necesario abordar la problemática del acoso callejero, no sólo con las mujeres, sino también con los hombres para cambiar la forma de concebirlo, dejando de normalizarlo y hacerlo un acto común en la sociedad.

Deja un comentario

Te puede interesar