24 septiembre 2017
El Popular
El Popular Investiga

Estanca Audi a 5 municipios de Puebla

Por Elena DOMÍNGUEZ |

San José Chiapa, Nopalucan, Lara Grajales, Soltepec y Mazapiltepec aún se encuentran en rezago, señala estudio

Karen Rojas | La fábrica Audi abrió sus puertas en septiembre de 2016

La llegada de una empresa transnacional como Audi, no benefició a los poblanos de forma directa y su establecimiento no cumplió con el cometido de sacar de la pobreza a las comunidades donde se instaló; por el contrario, el asentamiento de la zona productiva dejó sobrepoblación, contaminación y dependencia tecnológica.

Una investigación realizada por el Instituto Latinoamericano de Ciencias Sociales, Economía y Política documenta que en la zona donde se instaló la planta armadora de autos Audi, se dio un “uso corporativo del territorio”, pues el gobierno estatal encabezado por el ahora exgobernador Rafael Moreno Valle Rosas realizó las negociaciones necesarias para que se estableciera la transnacional sin garantizar los beneficios a las comunidades.

“La alianza política con los municipios poblanos donde se han instalado las automotrices parece más una subordinación, contrarrestando la autogestión y la soberanía histórica de estos pueblos”, señala el análisis.

Explica que Audi se estableció en la región socioeconómica del Valle de Serdán, conformada por 31 municipios en un área superior a los 50 mil metros cuadrados, con una población de millón y medio de habitantes.  El polo de desarrollo está compuesto por los municipios de San José Chiapa, Nopalucan, Lara Grajales, Soltepec y Mazapiltepec.

A partir de la gestión del proyecto, que inició desde 2013, se han establecido 74 empresas en Puebla; de las cuales, sólo 27 se encuentran en la entidad y el resto han optado por asentarse en Tlaxcala, por motivos de competitividad. La proyección por la llegada de Audi es de 180 empresas en los próximos 10 años.

El estudio menciona que desde 2015 quedó aprobada la reglamentación para detonar la productividad en los cinco municipios de Puebla; sin embargo, no se llevó a cabo una consulta pública para la elaboración de ordenamientos territoriales y ecológicos, como lo plantea la Ley de Desarrollo; por ello, los distintos grupos sociales no fueron incluidos, ya sea por su condición de empleados o campesinos.  

“Si bien, la mano de obra barata representa una ventaja, lo que sentó la entrada definitiva de Audi fue la armadora Volkswagen. Desde la década de los 60 la ET (Empresa Transnacional) dio un voto de confianza a la región, por consiguiente, el gobierno estatal ha respondido con una política de proteccionismo y compensación ante emergencias. Veamos la crisis mundial (dieselgate) que asoló a VW en el año 2015 y la reacción del gobierno de Puebla de apoyo inmediato”, señala el texto.

Para los analistas en ciencias sociales y economía, las alianzas políticas que tejió el estado con las empresas, ponen los intereses de los consorcios por encima de los populares; en ese sentido, el resultado ha sido salarios bajos para los empleados mexicanos, que ganan una cuarta parte que los alemanes, la incapacidad de negociar el Contrato Colectivo de Trabajo y por el lado social, depresión laboral, desterritorialización e incluso, dependencia tecnológica.

En tanto, para la zona de Tlaxcala, en el municipio de San Juan Ixtenco, el análisis evidencia que se trata de un pueblo no preparado para el establecimiento de empresas transnacionales.

Además de las diferencias sociológicas, la comunidad ha dado prioridad a la gestión de los recursos hídricos, por la cercanía de la comunidad con La Malinche.

Por último, el estudio señala que en el corto plazo no se reflejará el crecimiento por el establecimiento de Audi, pues hasta que se produzcan 150 mil unidades por año, la productividad se elevará en un cinco por ciento.

Deja un comentario

Te puede interesar