23 abril 2018
El Popular

Ronda política

México a un año del 2018

Por Maribel FLORES . / julio . 04, 2017.

Estamos prácticamente a un año de las elecciones del 2018 en el país y ya podemos percibir cómo comienza a cambiar el escenario político nacional al politizarse día a día con los asuntos de interés público, como los anuncios de la autoridad electoral en torno a la comunicación política o el financiamiento de los partidos políticos, la constante aparición de encuestas que muestran hoy las preferencias ciudadanas por algún aspirante a la Presidencia de la República, las declaraciones de los políticos que aspiran a la silla presidencial, los conflictos al interior de los institutos políticos y las reacciones de la opinión pública en las redes sociales cuando surge alguna noticia referente a los comicios que tendrán lugar el 1 de julio del próximo año. Escenario que como se ha dicho, ha comenzado a politizarse en torno la renovación del poder político, pero que se centra fundamentalmente en la elección del presidente de la República, aunque debe enfatizarse que habrá miles de cargos públicos que los ciudadanos deben identificar, ya que habrán de votarlos para reconfigurar el mapa del poder político en México.

De acuerdo con el consejero presidente del INE, Lorenzo Córdova, la lista nominal de electores rondará los 89 millones de mexicanos aptos para votar al siguiente presidente de la República, 500 diputados federales y 128 senadores (a elegirse de forma directa por el principio de Mayoría Relativa y de forma indirecta por el de Representación Proporcional). Lo que nos da un total de 629 cargos públicos para renovar el Poder Ejecutivo y el Poder Legislativo en el ámbito federal; número al que se tendrían que sumar los más de 3 mil cargos de las elecciones locales concurrentes, entre los que se encuentran 9 gobernadores del país, 24 congresos locales y 1548 alcaldes, regidores y síndicos. De esta manera, podemos advertir que en el 2018 no sólo se quintuplicará el número de funcionarios públicos a elegir respecto al 2017, ya que el reto para la autoridad electoral (INE/OPLES) y para los ciudadanos que tienen intención de votar va a ser histórico en la vida política del país. Los estados donde se elegirá gobernador son: Chiapas, Ciudad de México, Guanajuato, Jalisco, Morelos, Puebla, Tabasco, Veracruz y Yucatán. Y es en estas entidades donde el riesgo para los ciudadanos de perder la capacidad de informarse sobre los aspirantes al gobierno estatal, compararlos y definir conscientemente cuál podría ser la mejor oferta política para el estado, es el mayor de todos. Lo anterior, debido a que es muy probable que su atención esté puesta en la silla presidencial y no en sus propios gobiernos locales.

A pesar de que la elección federal del 2018 no es exclusiva para la elección del titular del poder ejecutivo federal en el país, la realidad es que la concentración del interés de la opinión pública apunta generalmente hacia la figura presidencial, siendo México un sistema político presidencialista, en el cual el poder político se ejerce de manera unipersonal. Es una práctica política que tiene esta lógica por el tipo de régimen político y cultura política que tenemos; sin embargo, es de suma importancia que los ciudadanos también presten atención a las candidaturas para elegir al siguiente gobernador del estado, congresos locales y/o ayuntamientos; ya que entre otras muchas razones, es precisamente en el nivel de gobierno local donde se debe cuidar cómo se distribuye el poder político y la forma de vigilar cómo se ejerce, a fin de evitar casos de corrupción como los que han ocurrido en los años recientes. En los estados, es deseable también que se fortalezca el Estado de Derecho, la división de poderes, la cultura de la legalidad y una gestión pública mucho más transparente que rinda cuentas al ciudadano. Al final, no es el Gobierno de la República el primer contacto con el ciudadano, sino sus autoridades locales; por eso es deseable que el ciudadano analice muy bien en qué partidos depositará un voto de confianza en el 2018 y además participen en el monitoreo y vigilancia de la acción gubernamental. El voto es sólo el comienzo del ejercicio de nuestro derecho de participar en la vida política, pero exige constancia.

En cuanto a la elección presidencial, sólo un comentario: en 2012, Enrique Peña Nieto ganó en 20 estados de la República y obtuvo 38.1 por ciento de la votación total, apenas 0.25 puntos porcentuales por encima de Andrés Manuel López Obrador (AMLO), entonces candidato de la coalición entre PRD-PT-Movimiento Ciudadano. Para el 2018, esta coalición está en entredicho, pero quizás no se pueda descartar porque aun cuando el PAN ha dejado entrever que puede ir en fórmula con el PRD, es necesario valorar si efectivamente los ciudadanos estarán dispuestos a apoyar dos proyectos políticos antagónicos frente a Morena, partido encabezado en esta ocasión por el mismo AMLO. Por lo tanto, a un año de la elección, quizás el PRD es el partido que pueda inclinar a uno u otro lado la balanza política. Mientras tanto, de acuerdo a varias encuestadoras del país, si hoy fueran las elecciones, sería el candidato de Morena el triunfador, agregando un elemento diferenciador frente a los demás: su candidato, con o sin partido político, es competitivo, como lo fue en los procesos electorales federales anteriores; siendo esto un fenómeno político atípico. Pero nada está escrito todavía porque faltan poco más de 360 días de trabajo para los contendientes que aspiran a ocupar la silla presidencial; y están a tiempo de definirse las coaliciones, las candidaturas, y, sobre todo, un proyecto político nacional.

Al tiempo...

@floresm_mx

info@reconstruyendociudadania.org

*Profesor de Tiempo Completo del Tecnológico de Monterrey

Te puede interesar