22 julio 2018
El Popular

La corte de los milagros

Los huachicoleros del agua que contaminan el río Atoyac

Por Rodolfo RUIZ. / julio . 03, 2017.

Uno de los mayores problemas para rescatar y sanear el río Atoyac radica en la existencia de comités de agua, supuestamente autónomos que no sólo explotan en la zona metropolitana más de una treintena de pozos de manera irregular, en provecho de fábricas textiles, metal-mecánicas, químicas, farmacéuticas y de autopartes, sino que se desentienden de las descargas que estas industrias vierten directamente al río o al drenaje sin ningún tratamiento.

De ahí que lo primero que tienen o deben hacer las autoridades —interesadas en limpiar el Atoyac y sanear sus aguas— es regular y tomar el control de estos 32 comités, presentes en la mayoría de las juntas auxiliares de Puebla.

En San Jerónimo Caleras, San Pablo Xochimehuacan, La Resurrección y San Aparicio, de acuerdo con estudios del Instituto Politécnico Nacional (IPN), el Sistema Operador de Agua Potable de Puebla (Soapap), la Comisión Nacional del Agua (Conagua) y las nueve unidades de monitoreo de la Secretaría de Desarrollo Rural, Sustentabilidad y Ordenamiento Territorial (SDRSOT), es donde se registran los niveles de contaminación y toxicidad más elevados en la cuenca del alto Atoyac.

Se estima que el 40 por ciento de las aguas residuales que recibe el Atoyac del municipio de Puebla y sus juntas auxiliares proviene de estos pozos no autorizados. Pozos que están a cargo de comités, supuestamente ciudadanos pero altamente politizados, que tienen el propósito de administrarlos y explotarlos en beneficio de la comunidad, pero que en realidad lo hacen con fines de lucro y rentabilidad política-electoral. De ahí que quienes los controlan sean más políticos que administradores, y por lo general de escasos o nulos conocimientos en materia ambiental.

Tal circunstancia explica por qué éstos se preocupan más por cobrar el vital líquido y hacerlo llegar a quienes mayores moches les ofrecen, entre ellos empresas que generalmente se asientan a orilla de barrancas o en zonas federales de escasa vigilancia, que en rendir cuentas de los dineros que cobran como administradores de un recurso que no les pertenece.

Varios de estos comités operan como auténticos huachicoleros, pues no sólo extraen agua de pozos no autorizados por Conagua, sino que la distribuyen sin control, sin potabilizar o clorar, y sin preocuparse por su destino final.

Según estimaciones de la autoridad, en el municipio de Puebla existen unos 400 pozos, de los cuales 197 están regularizados o en proceso de regularización por parte del Soapap. La gran mayoría opera de manera irregular o, al menos, sin permiso de Conagua. Unos son explotados por fábricas o particulares de manera clandestina o semiclandestina; otros por piperos que carecen de autorización para extraer agua con fines de consumo humano, y el resto por comités supuestamente comunitarios que han convertido la extracción y distribución del vital líquido en un próspero negocio familiar o en un coto de poder político-partidista.

Dichos comités venden el agua o la conexión a la red con una gran discrecionalidad, sin expedir factura o comprobantes fiscales, pero se desentienden de las descargas que llegan a barrancas, escurrideros, colectores o directamente al río Atoyac.

La norma establece que la Demanda Química de Oxígeno (DQO) aceptable en un afluente como el Atoyac es de 200 miligramos por litro y la Demanda Bioquímica de Oxígeno (DBO) de 75 miligramos por litro.

Sin embargo, análisis de laboratorio han detectado que en La Resurrección la DQO llega a 3 mil 756 miligramos y la de DBO a mil 240; que en el colector de Canoa la DQO es de mil 429 y la DBO de mil 16 miligramos; y que en la Barranca de Xaltonac la DQO es de mil 176 y la DBO de 388 miligramos.

También que los peores parámetros físico-químicos en el Índice de Calidad del Agua del río Atoyac se presentan en Barranca Honda, donde confluye un río secundario que se incorpora al afluente, y en el parque industrial Quetzalcóatl.

Lo anterior significa que de nada servirá que Concesiones Integrales o Agua de Puebla instale plantas de tratamiento en los principales colectores y parques industriales, si primero el gobierno mete al orden a los comités de agua de las juntas auxiliares de la zona norte de Puebla y regulariza los pozos que ahí existen.

Son estos comités los que surten de agua a las fábricas e industrias más contaminantes de Puebla y que sin tratamiento vierten sus descargas residuales al drenaje, a canales a cielo abierto y a barrancas y arroyos que desembocan en el río Atoyac.

En corto

Un detalle que pocos saben pero que ya preocupa a los puros de la Confederación Patronal de la República Mexicana es el parentesco de la nueva esposa del gobernador saliente del Estado de México, Eruviel Ávila Esquivel, con el presidente del sindicato patronal Gustavo de Hoyos Walter.

Irene Dipp Walter no sólo es sobrina del dirigente empresarial, sino que hasta antes de su boda se desempeñaba como directora de Presidencia de Coparmex.

Se sabe que ante la noticia hubo socios y expresidentes de la Coparmex como Bernardo Ardavín Migoni que nomás alzaron la ceja cuando supieron en manos de quién estaba la agenda política y social del sindicato patronal.

***

Entre las pesquisas que se siguen por la ejecución de Meztli Sarabia Reyna, hija de Simitrio, el líder histórico de la Unión Popular de Vendedores Ambulantes (UPVA) 28 de Octubre, hay una relacionada con narcomenudeo y un personaje apodado El Chupón, presuntamente miembro de Los Zetas, y también el de la organización criminal Guerreros Unidos.

Se investiga la posibilidad de una disputa entre estos dos grupos delictivos por el control de la venta de drogas en el Mercado Hidalgo, además de su posible relación con algunos integrantes de la 28 de Octubre.

Ha llamado la atención de las autoridades que los sicarios que ejecutaron a Meztli hayan podido pasar, como en su casa, hasta las oficinas de la UPVA, a pesar de que se supone que hay varios "círculos de seguridad" en torno a éstas.

Se presume, entonces, que los asesinos pueden ser personas que con regularidad entraban a estas instalaciones y que, "por ser conocidos, no encontraron resistencia ni les solicitaron el alto a su paso".

***

Las revelaciones sobre el espionaje en Puebla durante el sexenio de Rafael Moreno Valle están por llenar páginas enteras en los medios de comunicación nacionales y locales. Fuentes bien informadas me aseguran que el reportaje de portada de Proceso es apenas el comienzo de una serie de escándalos en contra del aspirante presidencial y algunos de sus operadores.

periodistasoy@hotmail.com  

@periodistasoy

Facebook: https://m.facebook.com/RodolfoRuizOficial/

Te puede interesar