18 noviembre 2017
El Popular

De tocho morocho

De Tocho Morocho

Por Montserrat FERNÁNDEZ. / junio . 22, 2017.

Nunca atribuyas a la malicia
lo que puede ser adecuadamente
explicado por la incompetencia”.

NAPOLEÓN, militar y gobernante francés

Otro misterio sin resolver es el caso del violento enfrentamiento entre policías y maestros en Nochixtlán. El 19 de junio la tierra se tiño de sangre y odio. Se habla de 6 muertos, ningún maestro. Varias historias se enredan en el aire. Verdades a medias. Cada personaje y/o bando platica la versión que le conviene. Ya pasó el primer aniversario y todavía no hay responsables.

Mientras los maestros de la sección 22 y organizaciones afines insisten en lograr justicia con marchas y bloqueos, hay víctimas que tienen otra visión de los acontecimientos. La Procuraduría General de la República (PGR), instancia encargada de esclarecer cómo ocurrieron los hechos, no sabe ni qué onda.

JAVIER MARTÍN VILLANUEVA HERNÁNDEZ, delegado de la dependencia en el estado, explicó que en las tres ocasiones que personal ha acudido con los peritos y agentes del ministerio público, el Comité de Víctimas ha impedido realizar las diligencias para determinar si la Policía, que participó en el desbloqueo de la carretera 135, fue responsable de la muerte de pobladores de la comunidad.

“Yo estoy seguro que cuando el Comité de Víctimas dé las facilidades para que el MP termine la diligencia pericial estemos en las condiciones de determinar quiénes generaron la muerte de las personas”, afirmó el funcionario.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) presentó un informe en el que insiste ese día negro había francotiradores escondidos en edificios del poblado. A un año de distancia, ARTURO PEIMBERT, presidente de la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) comentó “no entendemos el estado de fuerza que ocuparon, fueron 850 policías para desalojar 23 personas y lograron el objetivo en menos de tres minutos” ¡órale que exactitud! y ¿cuántos segundos?

Para JOHN M. ACKERMAN, columnista de La Jornada, la “masacre” de Asunción Nochixtlán, fue un ataque planeado “desde las más altas esferas” en coordinación con el gobierno de GABINO CUÉ. El también investigador consideró que este ataque “es un intento de mutilación y de sembrar terrorismo entre la sociedad”.

Durante la misa por el primer aniversario de estos hechos sangrientos, el párroco ADRIÁN DE LA CRUZ dijo: “mientras las víctimas buscan la reparación del daño, muchos líderes presentes y ausentes, están traicionando al pueblo usándolos como parapeto, buscando intereses personales aquellos a quienes no les interesan los demás”.

Pero ¿qué dice el pueblo? En una entrevista realizada por mis compañeros SAYRA CRUZ y ANDRÉS CARRERA, PATRICIA SÁNCHEZ MEZA, madre del joven catequista JESÚS CADENA SÁNCHEZ (fallecido el 19 de junio) declaró: “Mi hijo no es un héroe, porque no logró nada. Fue ayudar a la gente, estuvo en el lugar y la hora equivocada y murió”.

Además, acusó al párroco de la comunidad de incitar aquella mañana del domingo a la población para que saliera a hacerle frente a los policías. La madre de JESÚS dijo que es ajena al Comité de Víctimas por la Justicia y Verdad:

“Yo me sentí utilizada por ellos, porque dicen que están buscando justicia y en cada reunión que íbamos, nos encerraban en una oficina y se metían a negociar dos o tres del grupo y nosotros sin saber qué acuerdos se tomaban”.

Por otra parte, JAVIER LUNA, padre de ÓSCAR LUNA AGUILAR, otro joven que perdió la vida, comentó a este diario que es objeto de intimidación y amenazas por exigir justicia para su hijo.

Las versiones oficiales sobre lo ocurrido en Nochixtlán son muy distintas al relato de los pobladores de esta comunidad y el movimiento magisterial. Según la versión difundida por el gobierno de GABINO CUÉ, la policía inició el operativo de liberación de la carretera de forma pacífica; sin embargo, los elementos policiales fueron agredidos por un grupo de personas no identificadas y ajenas a la población, quienes detonaron armas de fuego en su contra y de la población civil. ¿A quién le creemos? ¿Al magisterio? ¿Al gobierno? ¡Vaya enredo!

***

No sé qué espera el gobierno de ALEJANDRO MURAT para meter en cintura a los sindicatos de transportistas, que se han dedicado a desestabilizar a la entidad, a chantajear, a sembrar odio y a imponer su ley.

El colmo de los colmos, que la desgracia ocurrida en la refinería Antonio Dovalí Jaime de Petróleos Mexicanos (Pemex), haya sido motivo de enfrentamiento entre dos sindicatos. Dos grupos antagónicos, adheridos a la Confederación de Trabajadores de México (CTM), uno liderado por HIPÓLITO ROJAS y el otro por JAVIER CÓRDOVA, alias “La Culebra” se echaron bala la semana pasada. Este conflicto tiene como trasfondo la disputa del contrato por los trabajos de limpieza en la refinería, luego del incendio registrado el pasado 14 de junio.

***

Y donde al parecer reinó la cordura fue en el caso de la presa Rompepicos. Después de varios años de pleito, dinero y tiempo invertido por parte de los vecinos, mentiras y promesas de ex funcionarios, el Tribunal Colegiado Civil en Oaxaca revocó el amparo otorgado al presunto dueño de esta propiedad y determinó en votación unánime que el sitio sigue siendo de la Federación.

La presa se entregará en uso y usufructo a los vecinos, pero será operada por la Comisión Nacional del Agua (Conagua). JESÚS MATÍAS HERNÁNDEZ, asesor jurídico y representante de los vecinos de las diferentes colonias afectadas, afirmó “ya no hay más tiempo que perder, pues la justicia federal le dio la razón al pueblo de Oaxaca”. Y como dice el dicho “El que persevera alcanza” o “el pueblo unido jamás será vencido”.

* Lic. Ciencias y Técnicas de la Comunicación

*Directora de Enlace con la Dirección de El Imparcial

tochomorocholacolumna@hotmail.com

tochomorocho@imparcialenlinea.com

@morochotocho

Te puede interesar