22 julio 2018
El Popular

Ronda política

Ganar perdiendo en nuestro tiempo

Por Maribel FLORES . / abril . 11, 2017.

Dios ha muerto, Dios sigue muerto y nosotros lo hemos matado

Fiódor Dostoyevski

Dios es el nombre para las ideas y los ideales, y pensando en Nietzsche, si es que nació en el mundo de los hombres, fue diagnosticado de muerte desde el momento en que el ser humano enterró las utopías, y con ello, la preocupación por el bienestar colectivo y el futuro de la sociedad.

En la época reciente, hemos sido testigos de ejemplos de utopías o intentos por cambiar la realidad de la sociedad sin que necesariamente haya ocurrido en la práctica; los discursos populistas pronunciados durante campañas políticas suelen contrastar con los hechos de la puesta en marcha de dichas ideas, ya que la mayoría de las veces no coinciden promesas con resultados. Cuando la política se ha mal entendido como mecanismo para ganar elecciones, en lugar de buscar el bien común y cumplir con metas esenciales (como la ética, la justicia, la libertad e igualdad), podemos decir que los procesos electorales permiten ganar elecciones, perdiendo la esencia de la política.

Tomás Moro, abogado, filósofo, estadista y escritor, llamó Utopía a su más grande obra, en la que analiza la sociedad inglesa e imagina una sociedad perfecta en todos los sentidos, que resultaría imposible encontrar hoy en un Estado ideal. Este pensador político, crítico de su época, escribió en 1516 sobre una realidad inexistente en la que imaginaba una sociedad diferente a la que estaba viviendo, cuestionando la forma de ejercer el poder en Inglaterra y de ser de la sociedad, que se estaba degradando por una falta de ética y moral de quienes ostentaban el poder político y económico.

A partir de esta idea, siglos después, pareciera estar vigente el pensamiento de Moro cuando dice: “Así, cuando miro esas repúblicas que hoy día florecen por todas partes, no veo en ellas —¡Dios me perdone!— sino la conjura de los ricos para procurarse sus propias comodidades en nombre de la República...”. Nada más alejado del sentido de la política del pensamiento grecorromano, desde Sócrates, Platón hasta este autor, al perderse las virtudes cardinales (justicia, prudencia, fortaleza, templanza) y la esencia de la vida en comunidad, en búsqueda de un bien común.

En la coyuntura política actual, en la que habrá elecciones en diversos países del mundo durante este año y el próximo, como en Francia, Alemania o México, se evidencia la necesidad de reflexionar sobre el tipo de gobierno y sociedad que imaginamos y queremos los ciudadanos de estos países, al momento de decidir en quiénes queremos depositar nuestra voluntad soberana para que nos manden y estemos dispuestos a obedecer, con la convicción de que harán lo mejor posible por sus pueblos.

Desde que el hombre ha existido, hemos comprobado que cuando no hay controles al poder, cuando no existen pesos y contrapesos en su ejercicio, lo más probable, como ha ocurrido a lo largo de la historia de la humanidad, es que se corrompa una persona, una sociedad y un sistema político en su conjunto; la búsqueda insaciable del bien propio por encima del bien del resto de la sociedad ha generado una descomposición del orden social por la pérdida de valores esenciales en la política. Afectando también la legitimidad, traducida en confianza y credibilidad en el funcionamiento de las instituciones; lo que significa que ganar elecciones no es suficiente para hacer política, ya que ésta requiere como base el honor y reconocimiento público, manifestado en la forma de gobernar.

Sin embargo, a pesar de la profunda decepción que sienten los ciudadanos por malos gobiernos, es fundamental seguir en la búsqueda de lo irreal, deseable o imposible: gobiernos que tengan la capacidad de hacer política no para beneficio de uno o pocos, sino para la sociedad en su conjunto. Tomar y transformar el poder público es y debería ser la meta de quienes aspiran al ejercicio del mismo; la sociedad debe seguir buscando lo utópico, “lo que no está en ningún lugar,” lo que quizás no ha visto.

info@reconstruyendociudadania.org

@floresm_mx

*Politóloga del Tecnológico de Monterrey en Puebla

Te puede interesar