23 abril 2017
El Popular
El Popular Investiga

Atención de pacientes con VIH, en crisis

Por René VALENCIA |

Falta de políticas públicas para portadores, escasez de antivirales e incapacidad del Seguro Popular agravan la atención del virus en Puebla

Archivo Enfoque | Especialistas llaman promover programas de prevención, difusión y leyes laboral inclusivas.

La falta de políticas públicas en favor de los portadores de VIH, escasez de antivirales, incapacidad del Seguro Popular para la cobertura médica y falta de infraestructura especializada, son algunos pendientes que tiene Puebla para atender a la población portadora del virus.

Sólo en noviembre de 2016, el Censida  reportó, en su informe mensual sobre la existencia de antivirales, la escasez de cinco de los 41 medicamentos etiquetados que se suministran en Puebla, mientras que hay unidades con un exceso de más de 100 piezas, para apenas dos derechohabientes.

Los medicamentos con menos unidades en existencia, en comparación con la cantidad de usuarios, fueron: abacavir y lamivudina, de los cuales hubo 434 piezas para el consumo de 557 pacientes; efavirenz, emtricitabina y tenofovir, usados por mil 389 personas, pero sólo tuvieron mil 383 unidades; y darunavir, necesitado por 54 usuarios, en contraste a su existencia de 33.

Además, tampoco hubo existencias completas de efavirenz, emtricitabina, tenofovir que, en suma, los solicitan 39 derechohabientes del Hospital General de Tehuacán, pero contaron con 18 paquetes; raltegravir, con un suministro de 166 porciones, para 182 personas. Cada uno de los medicamentos antes mencionados fue utilizado en la capital poblana.

Por el contrario, en noviembre se presentó en Puebla capital un exceso de antivirales de didadosina de 400 miligramos, pues existieron 339 paquetes, los cuales no tenían consumidores, mientras que la porción de 250 miligramos tuvo un caso similar, debido a que sólo tres derechohabientes hicieron uso de las 50 unidades.

Las tabletas de 600 miligramos de efavirenz tuvieron mil 204 unidades, cuando la demanda es de 284 personas; no obstante, los 39 pacientes del Hospital General de Tehuacán accedieron a 18 piezas de dicho medicamento.

Por otro lado, el mes con los números más bajos del año pasado fue febrero, cuando escasearon tabletas de efavirenz, emtricitabina y tenofovir, pese a ser requeridas por mil 62 pacientes, situación que se mantuvo durante todo el mes de marzo; además, durante febrero, tampoco hubo existencias de lamivudina así como zidovudina, utilizadas por 174 derechohabientes.

Faltan mejoras en Seguro Popular

En entrevista con El Popular, diario imparcial de Puebla, Onán Vázquez Chávez, presidente de la organización civil No Dejarse es Incluirse, un colectivo dedicado al apoyo a personas portadoras del virus en Puebla, así como a la prevención de dicho mal, informó que el mayor problema radica en las limitaciones médicas para enfermedades derivadas del VIH.

Vázquez Chávez comentó que, en 2016, se documentaron tres casos de enfermos que contrajeron cáncer, lo que representa un gasto adicional a cerca de 30 mil pesos en su medicación; sin embargo, el Seguro Popular no cuenta con la cobertura para ellos, por lo que, mencionó, debieron acudir con la Secretaría de Salud estatal para recibir atención.

“En estos casos, el gobierno del estado no ha invertido ni un solo peso o no invirtió, porque ya terminó la administración de Rafael Moreno Valle a estos padecimientos y tampoco se ha visto la voluntad de que el estado invierta”, explicó.

Vázquez dijo que los beneficiarios del Seguro Popular deberían contar con mayores prestaciones para otros males, como los derechohabientes del Instituto Mexicanos del Seguro Social (IMSS) o del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado (ISSSTE), que absorben los gastos de sus pacientes.

Por lo anterior, consideró que las prioridades de la administración de José Antonio Gali Fayad, deberían basarse en mejoras a la infraestructura especializada para el tratamiento de portadores y darle importancia a las medidas de prevención, pues con ello se economizarían gastos.

Apoyos a medias…

En la edición del 1 de diciembre de 2016, esta casa editorial dio a conocer que después del fallecimiento de un portador de SIDA en el Hospital General de Tehuacán, la Secretaría de Salud estatal hizo caso omiso a la recomendación de la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) respecto a construir un centro de Servicio de Atención Integral Especializada para Personas con VIH.

Al respecto, el titular de No Dejarse es Incluirse precisó que el centro ya arrancó en dicho municipio; sin embargo, les informaron que sería una especie de “prueba piloto”, cuya permanencia depende de su afluencia de pacientes, por lo que aún podría ser cancelado.

“Este centro en Tehuacán no está garantizado, porque también tiene que ver que las personas que acudan al servicio, pero como todavía existe la discriminación; entonces, habrá personas de Tehuacán que no querrán ir a atenderse, porque tienen temor de que los traten con mala calidad”, añadió.

Vázquez detalló que, además de abrir espacios similares, deben enfocarse en sensibilizar al personal médico que atiende el nosocomio, ya que en septiembre de 2016 falleció un paciente al que le negaron el acceso a sus servicios por poseer el virus, lo que derivó en la recomendación de la CEDH.

Pendientes heredados de RMV a Gali

Por su parte, Daniel Alonso Toxqui Aquino, encargado del programa de Salud Sexual y VIH en el Observatorio de Derechos Sexuales y Reproductivos (Odesyr), precisó que uno de los mayores retos que dejó pendientes Rafael Moreno Valle Rosas fue la falta de inversiones en infraestructura, mejor cobertura de salud y falta de programas de prevención eficaces.

Toxqui Aquino indicó que Puebla es uno de los tres estados de todo el país que cuentan con un sólo Centro Ambulatorio de Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (Capasits), ubicado en la capital del estado, para brindar atención a todos los pacientes de la entidad.

“La ampliación de servicios del Capasits y la apertura de un Centro de Servicios de Atención Integral para VIH, para personas que viven en la zona de Tehuacán, eso sí nos parece destacable y es algo en lo que insistimos mucho, pero parece llegar un tanto tarde, pues se trata de acercar los servicios a todas las personas”, mencionó.

Toxqui señaló que las mejoras en centros médicos fueron una “medida tardía”, pues las personas pertenecientes a las zonas Norte y Sur de Puebla deben invertir hasta cinco horas de viaje para seguir con su tratamientos, por lo que resaltó que el siguiente paso tiene que ser más unidades regionales.

Destacó que también Gali deberá hacerse cargo de la falta de programas de prevención, así como de la escasa información para prevenir la discriminación a enfermos con SIDA en Puebla, junto con modificaciones a la ley estatal que favorezca la inseción laboral a portadores.

Aumentan en 24 por ciento contagios del SIDA

De acuerdo con el reporte anual de 2016 de la Dirección General de Epidemiología (DGE) de la Secretaría de Salud Federal, entre 2015 y 2016 aumentaron en casi 24 por ciento los casos detectados de SIDA en Puebla, lo que colocó a la entidad entre las seis con mayor cantidad de casos reportados a nivel nacional.

Deja un comentario

Te puede interesar