18 noviembre 2017
El Popular

De tocho morocho

De Tocho Morocho

Por Montserrat FERNÁNDEZ. / enero . 13, 2017.

“Lo más valiente que vas a hacer en tu vida será aprender a amarte a ti misma así tal cual cómo eres. Por el sólo hecho de haber nacido en un sistema que sutilmente te enseña a odiarte”, ALEJANDRA BALDRICH.

¡Ah qué frío hace mi estimado lector! Hasta las ideas se me congelan. A eso de las 6:30 a.m. la temperatura nos abre los brazos con 7 y 9 grados. En la agencia municipal Guadalupe Victoria y el municipio de San Juan Juquila Mixes el ambiente está que arde. El sábado 7 de enero se registró un enfrentamiento entre pobladores y autoridades debido a un conflicto político. El saldo un muerto, 4 lesionados y más de 600 habitantes buscaron asilo en el municipio de San Pedro Ocotepec ante el temor de ser agredidos por pobladores de San Juan Juquila. El palacio municipal, casas particulares y espacios del ayuntamiento funcionan como albergues. La comida no es suficiente. El frío cala hasta los huesos. El grupo de refugiados acusó al síndico municipal de Juquila, Román Pablo Rosales, de llegar con un grupo armado a violentar, quemar las casas y a sacar a los pobladores. Los afectados piden al gobierno estatal su intervención para solucionar este conflicto para que puedan regresar a su comunidad. Hasta el cierre de esta columna, las autoridades no habían enviado a ningún funcionario. El terrible sistema de ‘abusos y costumbres’ conocido como “sistemas normativos internos” debe ser motivo de alguna reforma o leyes reglamentarias. No es posible que una comunidad sea gobernada por unos cuantos y con la ley del garrote. Se entiende por usos y costumbres la forma de autogobierno practicada por muchos municipios de la población indígena para normar la vida de la comunidad. No olvidemos que el 11 de junio de 2014, 180 familias de San Juan Cotzocón, localizado en la Sierra Norte salieron huyendo de sus casas ante las amenazas de Gorgonio Tomás Mateos, autonombrado presidente municipal de esta población. “Hubo tres planillas y perdió Gorgonio. En venganza a quienes no lo apoyaron bloqueó los caminos, ya no nos vendía productos de Liconsa ni de Conasupo, y los niños perdieron su derecho de ir a la escuela”, declaró a esta columna Francisca, una de las afectadas que se dedica a vender huipiles para mantener a su familia… Ayer, un grupo de pobladores de Asunción Nochixtlán bloqueó la súper carretera Oaxaca-Cuacnopalan debido a su descontento por la entrega del Palacio Municipal por parte de la PGR al edil Rubén Alcides Miguel. Los manifestantes argumentan que al entregar este inmueble se podrían alterar las evidencias para dar con los responsables de la quema del edificio municipal ocurrido el pasado 19 junio de 2016. Por desgracia a un amigo de esta columnista le tocó vivir este viacrucis. “Cada miércoles voy a Huajuapan a dar consulta y a operar. Justo iba pasando cuando me tocó ver a una camioneta pick up que intentaba irse por la terracería, los manifestantes la comenzaron a apedrear. También fui testigo de cómo bajaban a una familia de un coche Dodge, lo destrozaron y atravesaron en el camino. Hablé al hospital para cancelar 12 citas”.

***

Por eso nadie los quiere… No es posible que algunos secretarios (as) que no necesitan seguridad debido a su cargo traigan chofer y guarura ¿Será que quieren llamar la atención porque nada más así solos nadie los voltea a ver? ¿Estos servicios los pagarán de su bolsillo o será con cargo al erario? Mucho cuidado deberá tener el gobernador Alejandro Murat Hinojosa con los excesos de sus colaboradores. ¡Ah! Y con sus ineptitudes. Suele pasar que hay titulares que no tienen la menor idea del trabajo que se realiza en la dependencia a su cargo. ¡Bueno! No sólo pasa a nivel estatal, ya ve a Luis Videgaray  nuevo secretario de Relaciones Exteriores (SRE) “Yo no conozco la SRE, no soy un diplomático, vengo a aprender de ustedes”. Por cierto, los funcionarios deberían exigirles a sus choferes que no se paren en doble fila y apaguen el motor de su camioneta mientras los esperan; ya es costumbre ‘echarse un coyotito con el clima prendido’ ¡tan cara la gasolina, se ve que ellos no la pagan! Y hablando de abusos y (malas) costumbres de la clase política… hace unos días el titular de la Secretaría de la Contraloría y Transparencia Gubernamental, José Ángel Díaz Navarro, aseguró que se está trabajando para detectar presuntos desvíos de la administración pasada y que no habrá impunidad para aquellos que malversaron los fondos estatales. “Es cuestión de tiempo, se trata de armar bien los expedientes para después proceder y no cometer ningún error”, declaró a esta columna. Ojalá mi fiel lector que estas palabras no se queden simplemente en promesas, la ciudadanía oaxaqueña quiere justicia, que los culpables del daño patrimonial a esta entidad paguen y que los desfalcos millonarios no queden en la impunidad. Es cuestión de paciencia, le recuerdo que cuando se hacen las cosas a la carrera, los expedientes quedan incompletos y los acusados no pueden ser procesados o los sueltan a la semana. Es una burla, una afrenta que algunos ex funcionarios se paseen por las calles de la capital o coman en restaurantes de lujo pidiendo los vinos más caros. Ellos celebran acontecimientos familiares con todo el descaro del mundo, mientras Oaxaca se sume en la pobreza, marginación, violencia y total abandono. La impunidad ha sido el motor que ha permitido el saqueo infame de nuestro presupuesto.

* Lic. Ciencias y Técnicas de la Comunicación

*Directora de Enlace con la Dirección de El Imparcial

tochomorocholacolumna@hotmail.com

tochomorocho@imparcialenlinea.com

@morochotocho

Te puede interesar