29 mayo 2017
El Popular

Invitado

Libertad con responsabilidad, las virtudes del gasolinazo

Por Mario de MARCHIS. / enero . 11, 2017.

Agradar cuando se recaudan impuestos
y ser sabio cuando se ama son virtudes
que no han sido concedidas a los hombres.

Edmund Burke

Empezamos el año con el así llamado “gasolinazo”: el precio de los combustibles aumentó aproximadamente más de un 20 por ciento y yo felicito al gobierno de México por, al fin, tomar esta decisión impopular y sin embargo correcta y necesaria.

¿Cuáles son las grandes virtudes de este dictamen?

Primero: los mexicanos debemos aprender a pagar lo que consumimos.

El precio de la gasolina era fuertemente subsidiado y nos costaba a todos nosotros, por pagar esta diferencia con los impuestos, unos 200 mil millones de pesos al año, equivalente a la mitad del presupuesto anual del IMSS.

¿No tenemos mejor forma de gastar este dinero, como por ejemplo ayudar a los más necesitados?

¿Por qué subsidiar a empresas que utilizan intensivamente el transporte como pueden ser Femsa, Cemex y transportista o ayudar a los millonarios que consumen la gasolina? ¿No era una gran injusticia?

Segundo: seguimos teniendo una de las gasolinas más baratas del mundo. Esto lo podemos ver en la siguiente tabla (precios en Euros) donde observamos que el precio promedio en los países de la OCDE es de 1.5 euro al litro, es decir más de 30 pesos el litro. Aún con el gasolinazo, tenemos un combustible con un precio casi de la mitad que el de los países desarrollados a los cuales pertenecemos.

Tercero: todo gobierno utiliza la gasolina para cobrar impuestos.

Pecunia non olet. Esta frase se atribuye al emperador Vespasiano (9-97 dC) cuando su hijo Tito se quejaba del nuevo impuesto la Centesima venalium sobre la orina recogida en las letrinas administradas por privados, llamados desde entonces “vespasianos”, que generaban grandes ingresos al erario, porque se usaba la orina, por su alto contenido de amoniaco, en la producción de las pieles. “El dinero no huele”, hay que exigir al gobierno que los 200 mil millones ahorrados se usen bien, para infraestructura y ayuda social. En la tabla podemos ver que en promedio casi el 60 por ciento del precio de la gasolina en los países de la OCDE es impuesto.

Cuarto: alinea los incentivos con políticas correctas.

Quien más gasta más paga: este es un principio básico de justicia social.

El incremento del precio de los energéticos impulsará a usar menos el coche, a comprar automóviles más eficientes y más pequeños e impulsará el uso de coches eléctricos, mejorando sustancialmente la calidad del aire, especialmente en la Ciudad de México. Si alguien quiere y puede comprar un Ferrari que consume gasolina como si fuera agua, es justo que pueda comprarlo, pero también es justo que pague lo que usa.

En fin, estas son algunas de las grandes virtudes del aumento a la gasolina.

A nadie nos gusta pagar más, pero es justo pagar lo correcto y el precio de la gasolina se acerca a estar en un rango justo, y aún así, tenemos los combustibles más baratos de la mayoría de los países de la OCDE, y por mucho: 30 pesos en promedio contra 18 en promedio.

* Profesor de la UDLAP

mario.demarchis@udlap.mx

Te puede interesar