27 mayo 2017
El Popular
El Popular Investiga

Desaparece gobierno recursos para 32 obras

Por René VALENCIA |

El Observatorio de Gastos arrojó que 261 millones 768 mil pesos no se ven reflejados en los proyectos

Archivo Agencias | Las obras no reportan avances físicos ni financieros.

En dos años, el gobierno de Puebla no justificó el gasto de más de 261 millones 768 mil pesos de ingresos federales para la construcción de 32 proyectos deportivos en 19 municipios de la entidad, a esto se suma el inicio pendiente de otras siete obras en el periodo de septiembre a noviembre de 2016, revela el tercer informe trimestral del Seguimiento de Recursos 2016 del Observatorio de Gastos del Portal de Transparencia Presupuestaria.

Anteriormente, El Popular, diario imparcial de Puebla, había dado a conocer el primer informe del Observatorio de Gastos, correspondiente a los primeros tres meses de 2016, el cual arrojó que alrededor de 102 millones 308 mil pesos fueron destinados a 31 obras deportivas que no reportaban sus avances o que no iniciaban desde el 2014; sin embargo, en seis meses mostró un incremento de 61 por ciento en el dinero solicitado en proyectos incompletos.

La realización del documento antes mencionado se obtuvo con base a los reportes en el ejercicio de recursos transferidos por la Federación a las entidades de forma trimestral, que a su vez son analizados para conocer el cumplimiento del proyecto tanto físico como financiero por la Cámara de Diputados. En el caso de Puebla, la capital del estado resultó la más atrasada con 11 obras, que en conjunto representan casi 60 por ciento de todos los ingresos injustificados, con más de 156 millones 320 mil pesos.

El Cuauhtémoc y el CAR acaparan el recurso

Las cifras arrojaron que las cuatro edificaciones incompletas más costosas de la entidad están en la capital poblana; de las cuales, tres forman parte de la remodelación del Centro de Alto Rendimiento (CAR) “Mario Vázquez Raña”, ubicado a un costado del estadio Cuauhtémoc, cada una dedicada en las mejoras para personas con discapacidad que utilicen las instalaciones.

El 12 de agosto de 2016, Rafael Moreno Valle, gobernador de Puebla, anunció la remodelación del CAR con un presupuesto de 115 millones de pesos; sin embargo, los reportes de inversión indicaron que los trabajos debieron iniciar desde la primera semana del octavo mes del año, para ser entregado antes del 1 de diciembre, pero hasta septiembre pasado no enviaron los avances financieros o físicos, salvo por el aviso de que se mantiene la obra en ejecución.

Entre las adecuaciones más costosas que se realizaron al Centro de Alto Rendimiento fue la modernización de instalaciones para discapacitados, con un presupuesto aprobado de 59 millones 340 mil pesos, que debió comenzar desde el pasado 25 de agosto y terminarse el 1 de diciembre; no obstante, se etiquetó la misma mejora en otras dos ocasiones con distintos precios. La primera inició el 8 de agosto del 2016 con un monto de 52 millones 100 mil pesos; seguida de otra el 25 del mismo mes, con más de 58 millones 141 mil pesos.

Pese a que en noviembre de 2015, el mandatario poblano reinauguró el estadio Cuauhtémoc con una inversión de 668 millones de pesos, el Observatorio de Gastos indicó que en julio pasado solicitaron trabajos complementarios al coloso de la colonia Maravillas, por 4 millones 198 mil pesos, los cuales se mantuvieron sin iniciar hasta el tercer trimestre del 2016.

Por otro lado, el municipio de Puebla mostró inconsistencias en las obras a su cargo, debido a que su listado cuenta con dos proyectos originarios de otras demarcaciones: la construcción de un polideportivo en Chignahuapan, que tiene un costo cercano a los 20 millones 670 mil pesos; asimismo, la capital del estado le agendaron la creación de una pista de atletismo y de futbol en el municipio de Xochitlán Todos Santos, por 6 millones 158 mil pesos.

Nueve municipios, sin reportar avances

Durante los últimos dos años, nueve municipios se negaron a reportar los avances que llevan en 10 obras que se les aprobaron, que en suma contaron con un financiamiento mayor a los 132 millones 565 mil pesos; de los cuales 117 millones 481 mil pesos corresponden a las adecuaciones para discapacitados en el Centro de Alto Rendimiento de la capital del estado.

En octubre de 2015, Roberto Ruiz Esparza, director del Instituto Poblano del Deporte (Inpode), anunció la remodelación del Velódromo “Salomón Jauli Dávila”, sin precisar montos o fechas; no obstante, las cifras detallaron que a Coronango le entregaron más de 4 millones 41 mil pesos para la mejora de la pista del circuito, aunque se negó a informar desde el 4 de julio el uso del dinero; además, Cuautlancingo recibió 12 millones de pesos para remodelar la fachada del recinto, pero de julio a septiembre no mostró avances.

El pasado 18 de enero, esta casa editorial publicó una investigación titulada “Pierde velódromo certificación internacional, que trataba sobre que, a consecuencia de las malas condiciones de la unidad para pedalistas, la Unión Internacional de Ciclistas (UCI, por sus siglas en inglés) confirmó a este diario que le revocaron su nombramiento para competencias internacionales, luego de carecer de instalaciones óptimas para atletas.

“La verdad no lo sé (si ya perdió la acreditación), pero no lo creo, pero cuando esté terminado el velódromo nosotros iremos a hablar con la gente de la Federación (Mexicana de Ciclismo)”, respondió Ruiz Esparza, en relación al material publicado por este medio.

Por otra parte, los municipios que cuentan con los proyectos sin reporte de avances más costosos, aparte de la capital poblana, fueron Xochitlán Todos Santos, con la aprobación de más de 6 millones 158 mil pesos para la construcción de una pista de atletismo y futbol; Yehualtepec, que cuenta con más de un millón 336 mil pesos para cercar la unidad deportiva de la localidad de San Gabriel Tetzoyocan; San Matías Tlalancaleca, con más de un millón 279 mil pesos, dedicados a la remodelación del polideportivo local.

Deja un comentario

Te puede interesar