23 abril 2018
El Popular

Ronda política

La crisis del espacio público

Por Maribel FLORES . / julio . 26, 2016.

El problema de la cada vez más compleja capacidad que tenemos los ciudadanos para gozar de los espacios públicos que nos pertenecen, nos hace dudar qué tanto podemos socializar de forma regular. Por diversas causas, destacando la debilidad del Estado, el terrorismo y la imposición de intereses particulares, los ciudadanos hemos perdido paulatinamente la posibilidad de salir tranquilamente a la calle para realizar nuestras actividades o cualquier trivialidad.

Si bien es cierto que la concentración de actividades en las ciudades y la alta afluencia de la población implican grandes retos para los gobiernos de todo el mundo, existe también un redimensionamiento de lo público y de la política, como instrumento de resolución de conflictos sociales que traen consigo el uso del espacio público, entendido como el lugar de encuentro, intercambio, comunicación y vinculación entre los seres humanos.

La ciudad es espacio público al ser espacio de lugares, sedes de formas diversas de relación, de acción, de expresión y de participación en asuntos de interés ciudadano (Borja, 1998). Es el punto de interacción con los otros pero está en crisis pues la autoridad estatal no ha logrado controlar el apoderamiento de éste por parte de intereses particulares y se ha fortalecido la forma de operar de terroristas a escala global y en el ámbito local, de grupos de presión como los ambulantes de la economía informal.

Con respecto a la violencia, considerando la coyuntura política internacional, en este año hemos sido testigos de diversos actos de barbarie perpetrados porterroristas en ciudades como Bruselas, Orlando, Paris, Niza, Bagdad, Kabul, Múnich, eligiendo sus ataques en centros comerciales, de transporte público, clubes o la playa, generando pánico colectivo y miedo de acudir a un espacio público, al tener la potencial amenaza de otro ataque. Dicha situación, cada vez más recurrente, advierte que los Estados están fallando su principal función, que es la seguridad de sus ciudadanos; no hay justicia que alcance por los delitos cometidos por estos criminales, ante su falta de capacidad para garantizar la integridad de sus gobernados. Y por lo pronto, ya no se sabe qué tanto el espacio siga siendo público, debido al terrorismo.

En lo local, el espacio público que nos afecta directamente y en el que convivimos nosotros con la autoridad, vemos también un reto institucional importante, pues en el país ha habido casos en los que el Estado ha utilizado de forma excesiva el uso de la violencia para recuperar espacios públicos, lo que ha puesto a México en la lista de los países que presentan graves violaciones a los derechos humanos de las personas, de acuerdo con la Organización de las Naciones Unidas (ONU). Esto deja claro la complejidad del funcionamiento del nuevo espacio público, pues actores políticos individuales y colectivos no deben apoderarse de las calles pero los gobiernos deben buscar soluciones por la vía política y no por medio de la violencia.

Lo ocurrido en el Centro Histórico de Puebla el viernes pasado al medio día, en plena temporada vacacional y lleno de turismo, nos hace reflexionar sobre nuestros propios espacios, pues se realizó un operativo del gobierno estatal con apoyo del ayuntamiento capitalino, desatando el desconcierto colectivo ante el enfrentamiento entre policía y ambulantes. La autoridad debe implementar acciones para combatir el comercio ilegal de mercancías o a la economía informal, pero el modo y tiempo que eligieron generaron temor en las personas, que corrieron a refugiarse para evadir las balas que se detonaron. Los comercios cerraron y nadie sabía lo que estaba pasando; perdieron todos. Vendrán las investigaciones y los gobiernos nos dirán si hubo o no abuso de autoridad, pero me gustaría más saber cómo vamos a recuperar lo que es de todos: el espacio público. Al tiempo…

* Politóloga del Tecnológico de Monterrey en Puebla

info@reconstruyendociudadania.org

@floresm_mx

Te puede interesar